Saltar al contenido

Johana Clavel

Descascarar y cocinar un huevo

Cocinar huevos puede ser algo aparentemente sencillo: los metemos en agua hirviendo unos 10-12 minutos y ya está… ¿así lo haces? Seguramente al descascarar los huevos cocidos te consigues: yema verdosa, yema no centrada, dificultad al pelar la cáscara, cáscara que se rompe al introducirla en el agua…

Y es que cada cosa, hasta la más simple, tiene una serie de normas a seguir para que salga perfecta.

Cómo evitar que la cáscara del huevo se rompa, al meterlo en la olla

Empezamos por “antes de cocinar el huevo” ¿Hay que prepararse previamente para cocinar un huevo?… Pues sí, porque por ejemplo es conveniente que los saques un rato antes de la nevera, porque si no, al sumergirlos en agua hirviendo se pueden agrietar con facilidad.

Igualmente, antes de comenzar el proceso de cocción del huevo llena la olla con agua suficiente para que los cubra completamente, ¡y no olvides echar un poquito de sal para que se pele con mayor facilidad!

Cómo conseguir que la yema quede en el centro del huevo

¿No te ha pasado alguna vez que al partirlos por la mitad para hacer huevos rellenos, la yema está en un lateral?… Para evitar esto es conveniente que los introduzcas en agua hirviendo en lugar de fría, ya que el mismo agua hirviendo hará que el huevo se desplace girando. No obstante es conveniente girarlos con cuidado y una espátula de madera sobre todo al principio hasta que se mueven solos dentro del agua.

Tiempo de cocción del huevo duro

Existen dos posibilidades, o bien introducir el huevo cuando el agua está fría o bien hacerlo cuando está hirviendo. En este último caso es conveniente dejarlo 1 minuto más que cuando los introducimos con el agua fría.

Una vez el agua está hirviendo debemos dejarlo entre 10-12 minutos (bajando un poco el fuego para mantener el punto de ebullición) dependiendo del tamaño del huevo o el número de los que estemos cocinando. Si lo dejas más tiempo la yema tenderá a ponerse verdosa y no deberíamos consumirlos así.
Una cosa muy importante es sumergirlo en agua fría una vez pasado el tiempo recomendado para parar la cocción. Un truco para evitar que la cáscara se pegue es tener preparado un recipiente con agua fría y algo de hielo y dejar que se enfríen ahí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solverwp- WordPress Theme and Plugin